29 ene. 2010

FOTOFLUYE EN LA "ACCIÓN DE IDENTIDAD ARTÍSTICA SOCIAL" - Surquillo (24/01/10)

El cruce de la Vía expresa con Angamos fue escenario de una intervención colectiva que atrajo la atención de propios y extraños. Muchos artistas jóvenes (entre pintores, músicos, poetas, fotógrafos, etc.) se reunieron para dar rienda suelta a la “pura locura”, que se manifestó en las distintas performances que se realizaron a lo largo del día.

Una de las primeras actividades fue la limpieza de la réplica del Lanzón monolítico de Chavín que se encuentra en la entrada a Surquillo; esta acción simbólica hace referencia a la revaloración del legado artístico de nuestro país que ha trascendido el tiempo y el espacio. Posteriormente se cubrió con papeles la base del monumento con la finalidad de que todos pudieran expresarse.


Luego, el colectivo >>>FOTOFLUYE intervino un poste publicitario aledaño elaborando un collage de fotografías, dicha exposición tuvo por nombre “Que fluya la foto”. Este colectivo quiso darle un matiz filosófico, sustentándose en la idea del DEVENIR (la constante inconstante de muchos filósofos); y social, pues cada fotografía mostraba un aspecto de las realidades de nuestra capital.


También estuvieron presentes un grupo de pintores independientes que elaboraron un gran lienzo que fue izado con toda la solemnidad del caso; cual pabellón nacional que se libera de siglos de apariencia y “floros”, flameaba ágil (y risueño) entre aplausos de todos los presentes.


Además, el colectivo Los marginales participó tomando las paredes de los baños públicos que se encuentran en la Vía expresa y estampó sus gigantografías e hizo algunos esténcils. Vale la pena mencionar uno de sus trabajos llamado “Arma de manipulación masiva”, el cual tiene una fuerte carga político-social que invita a la reflexión.

Al final del día el evento fue clausurado con la presentación musical de las bandas: Cerebro, _BAS, Baal y El aire. Esta fue la parte más accidentada pues se tuvo que alquilar un punto de luz a una de las vecinas de la zona y había que lidiar con la intolerancia de una congregación religiosa que funcionaba por ahí; a pesar de eso LA BULLA se hizo.


Cabe mencionar que a pesar de las peripecias y ante la indiferencia de las autoridades del distrito “legalizador” de Surquillo este evento se llevó a cabo hasta cumplir con todas las muestras programadas. Una vez más queda claro que la única manera de poder realizar y difundir este tipo de eventos es asociándose estratégicamente entre los colectivos y artistas independientes que están diseminados por toda Lima, pues nada es representativo si no es una fuerza. Conexión gente, conexión.

No hay comentarios: