22 abr. 2010

SIGUE LA SANGRE (de Lucy)


Cinco, cuatro, tres, dos, uno… Y el cuerpo se descompone en infinitos fragmentos informes. La gravedad se hace nula. Mente y cuerpo fluyendo en universos distintos. La comprensión converge en un único punto – A veces es bueno morir por un instante. El éxtasis de lo eternamente indefinible se manifiesta como lo más cotidiano: un respiro, una sonrisa, un parpadeo… Millones de sucesos atraviesan ante mis ojos en una milésima de segundo. Todo se transforma en un instante; pasado, presente y futuro se hacen uno, son tan sólo DEVENIR.

No hay comentarios: